domingo, 6 de septiembre de 2009

TOXICOS EN EL SALVADOR


Otro crimen ambiental en EL SALVADOR

A alguien se le ocurrio ir a dejar toxicos en el kilómetro 21 y medio de la Troncal del Norte, personas sin escrupulos o es la falta de vigilancia que existe de parte del MARN, en empresas que ocupan sustancias peligrosas en su proceso de produccion. Bueno quizas esto es otro ejemplo de la poca conciencia ambiental de nuestras empresas que se la pasan haciendo dinero a costa de la salud del personas y contaminando con sus desechos el medio ambiente.

El mal ya esta hecho ahora es tiempo de investigar y castigar, para que esto no quede impune como que nada a pasado todos bien garcias . SEÑORES DEL MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE, FISCALIA AHORA ES TIEMPO QUE DESEMPEÑEN SU TRABAJO POR LOS QUE PAGAMOS TODOS LOS SALVADOREÑOS HAGAN ALGOOO NO SOLO IRLOS A DEJAR A OTRO LUGAR VERIFIQUEN QUE LA TECNOLOGIA DE ELIMINACION DE ESTOS DESECHOS SEA LA CORRECTA NO LA DE CHARLATANES¡¡¡¡¡




Los tóxicos encontrados en el kilómetro 21 y medio de la Troncal del Norte fueron retirados del lugar por personal del Ministerio de Medio Ambiente y llevados a un terreno facilitado por la Alcaldía de Guazapa mientras encuentran una alternativa para la disposición final.

Ítalo Córdova, gerente de Materiales Peligrosos del MARN, dijo que las sustancias fueron embaladas en 26 barriles herméticos y 12 paquetes de bolsas plásticas. El funcionario dijo que el material podría ser tratado con un proceso de neutralización o tratamientos químico.

Las sustancias fueron identificadas como corrosivos, colorantes, ácidos y otros que en preliminarmente podrían ser fosfato de sodio y sulfato de sodio. Medio Ambiente dice que aún investiga quién es el responsable del abandono de los tóxicos.

Unas 13 personas que viven en las cercanías del lugar donde hallaron los tóxicos presentaron síntomas como ardor en la garganta y la piel.

Córdova dijo que el artículo 34 del Reglamento Especial en Materia de Sustancias y Residuos Peligrosos permite que cualquier desecho pueda ser tratado para reducir su grado de peligrosidad a través de procesos químicos. Las labores fueron apoyadas por la PNC, Bomberos y Ministerio de Defensa.